* E l R e t é n D e l P e o r V i e n t o *

* E  l   R  e  t  é  n   D  e  l  P  e  o  r  V  i  e  n  t  o  *
* M i R e c o n d i t o r i o S a g r a d o * Obra Pintada por [ P el inventor deletéreo ]

viernes, 29 de marzo de 2013

P l e n i l u n i o D e M a r z o .

Esta Luna Llena de Marzo- al fondo se aprecia dos centímetros encima de mi hombro derecho- me cogió en El Castillo de Almansa como puede verse. La fortaleza es de los pocos lugares a donde más me place escaparme desde mi reconditorio del Peor Viento.
Esta es Mi Entrada de Pleitesía por el Plenilunio Marceño. Lo que hice allí, me llevará largo y tendido.

Y será objeto de otra ocasión.

¡Dios Salve a La Intriga!

miércoles, 20 de marzo de 2013

¡ P a n d o l f o !

"La Calavera de Un Burro

El Doctor Pandolfo miraba

y enternecido exclamaba:

¡Válgame Dios, lo que somos! "  

          [Don Nicolás Fernández de Moratín]



jueves, 14 de marzo de 2013

¡ E n h o r a b u e n a T i n g u i r i t a s !

En ocasiones he hablado de Martinicos y Tinguiritas que viven en el desván de Mi Retén, y con quienes cohabito en paz, pues les proporciono Vino de Misa y algunos pasteles de vez en cuando, y ellos no me lanzan desdenes ni ejecutan conjuros.

Los Tinguiritas concretamente son de La Argentina -no me preguntéis cómo se han metido en mi mente y en El Retén del Peor Viento, pero aquí se solazan- y esta entrada del Blog, aparte de la esencia que posee de Mi Condición de Católico Apostólico Romano, es para ellos.


Y es de Felicitación, pues El Nuevo Pontífice es...¡¡¡¡Argentino !!!!  


Creo que se va a agradecer este Papa Sudamericano, y va a ser un contrapunto muy refrescante para Roma.

Hasta por su aspecto me recuerda a los duendecillos que ya he mencionado, tiene carisma de chispa buena. Este hombre es yesca necesaria.


Pues bien. Me he congratulado con Los Tinguiritas          ( ¡¡eso sí, a costa del evento, se han soplado con Los Martinicos la botella de Vino Lágrima que les he sacado!!) y después, he cogido la mountain-bike y me he escapado de buena mañana al cercano Monasterio de Cartujos a través del bosque y por sus complicadas trialeras. Deseaba ofrendar el esfuerzo a La Salud de Nuestro Nuevo Papa Francisco I.  









Una vez logré mi propósito, besé Esta Cruz y recé Un Padre Nuestro por Francisco I, y por supuesto, sin descansar, regresé.

¡¡¡¡¡¡¡Que haya un buen Pontificado!!!!!!!


Me declaro aquí y ahora, Sarmenticio del Estupendo Papa que nos ha cedido Dios.


Post Scriptum : ¡Menos mal que volví al Retén a Tiempo, Los Tinguiritas estaban pensando en asaltar, furiosos por la alegría anterior y la ebriedad, mi mueble de mimbre de las bebidas!