* E l R e t é n D e l P e o r V i e n t o *

* E  l   R  e  t  é  n   D  e  l  P  e  o  r  V  i  e  n  t  o  *
* M i R e c o n d i t o r i o S a g r a d o * Obra Pintada por [ P el inventor deletéreo ]

martes, 30 de abril de 2013

R a z o n e s P a r a D e j a r D e A c u d i r A L a " C a r n e c e r í a " .






Para una vez que me da por escaparme de este Reconditorio perdido en las Más Altas Cimas, y aproximarme con prevención a la villa más familiar de mi cuadrante, va y me pasa este "sucedido"

Entro en un supermercado cuya filial de mierda no diré, y voy a la sección de carne al corte. Al frente hay un tipillo que en alguna ocasión en años pasados me habrá visto -pero de soslayo-  apenas. Me quedo mirando una pieza de rabo de toro, y me alejo indeciso cuando de pronto, el citado empleado me dice: 

-"Recién traída, y está perfecta de precio"

Puestas así las cosas, y pensando  que en verdad quería hacer un buen menú para todos Los Seres Elementales que ocupan mi zaquizamí de El Retén Del Peor Viento, doy mi aquiescencia, y cuando ya pongo la adquisición en la cesta, oigo al andova que va y espeta:

-"Como sé que te gusta el rabo..."


¡¡¡¡¡¡Hiiiidepuuuuuuuú!!!!!!  Pero ¿ Quién se ha creído el moña ese que es? ¡Trapalón! Si no me conoce de nada. Y por supuesto, la caza que él practica no es la mía.

¿Dije Razones para dejar de acudir? Quise decir Una Basta. Para Quemarla entera y al moña dentro.


¡¡¡¡Que te folle un Pez Llamado Wanda, Wenceslao!!!!



Post Scriptum  :  Sí, de acuerdo, con la pieza del Toro en Mi Poder y ya de regreso en El Retén, hice un buen guiso, que excepto por esta entrada en el blog,  me hizo olvidar al matarife moña. Y la carnicería, ya está en el ostracismo más contundente. 

viernes, 19 de abril de 2013

L a s F r u t a s D e L a S o b e r b i a .

Los microrrelatos, género que me encanta -por escribirlos y leerlos- son especialmente adecuados para estas soledades imaginarias en las que a veces me sumerjo, sobre todo porque abunda en tal género, la proliferación de La Fantasía.

Uno de mis autores apreciados a conciencia es Don Ángel Olgoso, de quien tengo todos sus libros.

Para ser exactos, el último recién salido al mercado ya lo he adquirido y me lo he zampado.

No obstante . . .


... malas noticias...¡Me ha defraudado!

Es espeso en algunos de los cuentos que contiene y la famosa construcción de sus textos, "tesela a tesela" no se ve por ninguna parte. Utiliza mucho prolijas enumeraciones de elementos que cansan, y desdice la filosofía del autor de en breve espacio llenar mucho. Tanta concatenación, enladrilla la ligereza.

Algunos da la impresión de que no ha sabido cómo acabarlos y me he quedado bobalicón, otros son de rematado mal gusto; y otros un ejercicio indiscriminado de narcisismo.

Sí que me han complacido "Contraviaje" [¡En verdad original!]  "La Torre de Hunan" [Muy Gótico]  "Águila de Sangre" [recreando La Mitología]  y "Aramundos"

Detestables son "Suero" y sobre todo -¡Qué asco!- "Reliquias"

Da la impresión de que se haya dormido en sus laureles de timidez y culteranismo, y el título debería haber sido el de la entrada .."Las Frutas de La Soberbia"

La Luna, como siempre, déjenmela ustedes a mí.


Para acabar, tengo que decir, que bien puedo realizar esta crítica un poco deslustrada y tristona, pues soy un incondicional de Olgoso, y no por ello voy a dejar de releer sus excelentes y brillantísimos volúmenes. Y de seguir comprando cuanto publique, pero que se atenga a las consecuencias si baja su listón.