* E l R e t é n D e l P e o r V i e n t o *

* E  l   R  e  t  é  n   D  e  l  P  e  o  r  V  i  e  n  t  o  *
* M i R e c o n d i t o r i o S a g r a d o * Obra Pintada por [ P el inventor deletéreo ]

jueves, 23 de mayo de 2013

¡ P a j a r i l l o s D e s n o r t a d o s !




Estos días me dedico a unas extrañas tareas. Primero a escuchar los sonidos de la casa. Y en consecuencia,  ¡Les Oigo!  ¡¡Pájaros!!  Atrapados en algunos conductos de ciertas habitaciones. Hubo uno que le encontré en una terraza interior, sin poder volar. Todos son parecidos a esos que he dibujado, desconozco su especie, pero dan en siniestros y esa parte me complace.

La segunda tarea es, que todo lo amorosamente que puedo -pues su envergadura y su nerviosismo lo complican- los apreso y me voy a una elevación para que se vayan volando(cosa que no tengo que sugerirles dos veces)

Ellos se van en busca de ciparisos ideales y altísimos cedros del Líbano, y un servidor se queda aquí reo de varias consideraciones.

La primera es que tan negros y con esos ojillos que son como agujeros de gusano, me dan grima al pensar que sólo me comunican miedo y desolación. Sobre todo cuando chillan al cogerlos. Me sume en la incapacidad verles sufrir [Supuestamente, pues todos los manejos que ejecuto son para devolverles al Éter Alígero]

La segunda ocurrencia me gusta más, pues pienso, si Edgar Allan Poe desde su "Reino junto Al Mar" no me los envía con algún propósito sugerente por su analogía con el inmortal "The Raven"

Luego, de ellos, no me queda poso. Acaso haber tenido sombras negras en mis manos limpias de pecado; sombras un poco agoreras con esos ojitos mirando desde materia insondable y lejana.

Bueno sí. Me queda bastante trabajo barriendo los restos de nidos que se ve habían intentado establecer en los conductos, y que al liberarles caen al hogar.

Espero que no vuelvan. Desde luego, siempre seré en caso contrario su seguro servidor para reponerlos a su medio natural. Y me despediré diciéndoles lo de siempre:

  ¡Contad a Los Genios Quién os hizo tanto bien!


"Quoth The Raven . . .  N e v e r     M o r e  !

                                              [E. A.      P o e ] 

lunes, 13 de mayo de 2013

¡ L o s V i e r n e s M i l a g r o !

De esta guisa salgo a patrullar en mi mountain-bike. Pues bien, ese "Jolly Rogers" que aparece dibujado en mi tubular para el cuello y evitar la entrada de insectos en vías altas, podría decirse que el pasado viernes casi se materializa y me lleva con La Guadaña.

El título de esta entrada rememora la película española clásica de "Los Jueves Milagro" (¿o No es española?)

Y es que por arte de birlibirloque, y desde luego siempre por Los Designios de Dios Nuestro Señor, Rey de Los Ejércitos, salvé . . . ¡¡¡¡ LA VIDA!!!!

Fue, ya digo amados tinguiritas y martinicos, el pasado viernes día diez del mes de María. Me fui como siempre con la bicicleta a uno de mis sitios favoritos, LA SIERRA DE LA CALDERONA, concretamente el recorrido Montes de Porta Coeli- Fuente de La Gota- Fuente del Berro-Collado de La Morería-Cartuja de Porta Coeli  y por último el regreso por Bétera.

Es sensacional poder emplearse a fondo por los dos primeros tercios del recorrido casi todo en cuesta de la que pica, pero que con tozudez puede lograrse batirla sin ningún problema sin ni siquiera poner el pie en el suelo.

Las pistas forestales de piedra en ocasiones están bastante deshechas y hay que evitar desanimarse. El mejor acicate es pensar en el premio, que comienza al llegar a lo alto del Collado de La Morería, porque desde esa altura a La Cartuja de San Bruno son casi seis kilómetros de bajada muy rápida entre los desfiladeros.

Llegué allí y comencé el bocado de placer dejándome caer con relativa  prudencia -porque el delirio del peligro me abisma y me doblega y muchas veces hay que pensar demasiado para no hacer el chiflado- saltando y aprovechando a mi favor como siempre hago todas las circunstancias físicas del terreno. Noté que no bajaba igual de confortable que otras veces, pero era un indicio de pecatta minutta y soslayé la sensación.

Una vez rebasando La Cartuja me dio por rezar un Padrenuestro a San Bruno ( mis plegarias las realizo siempre antes de salir de Mi Reconditorio, pero cuando estoy en dominios y posesiones de La Cartuja alguna oración más dedico al fundador  ) y seguí, esta vez por carretera local en mal estado, pero asfaltada, ocho kilómetros más hacia Bétera cuesta abajo también.

Al fin, sin ser reseñable ya el resto del trazado por rutinario [¡¡aunque en Primavera y Sus Cuadrantes Vernales no existe nada vulgar!!] llegué al hogar.

Dejé la bicicleta apoyada en la pared un momento antes de entrar y descendí. (No suelo bajar nunca de la mountain bike desde que salgo a mis recorridos bucólicos hasta que vuelvo, para que la sensación victoriosa sea mayor; también es cierto que conozco mis diferentes itinerarios por mucho frecuentarlos y que ya en el pasado hice las paradas pertinentes para admirar el paisaje. En cualquiera de los casos, si se tercia por alguna razón misteriosa, también bajo de la bici en ocasiones a investigar y alabar la obra de La Creación, o a rezar incluso)

Y en esto que voy a echármela al hombro para subir las escaleras, y escucho . . . ¡¡ Clonc !!

¡¡¡¡¡¡¡La Rueda trasera se suelta de su engarce !!!!!!!

. . .Ergo ...  ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Había rodado con ella en las bajadas ya suelta e incluso-como dije antes- ejecutando brincos y otras peripecias!!!!!!!!!!  Sólo Dios quiso que no se soltara estando al aire, porque me habría matado seguro, o algo peor. La pilotaba sin saber el riesgo que un extraño azar había propiciado -y mira que es difícil que se desajuste de esa manera tan preternatural, y más aún cuando suelo mirar los ejes pedaleando- y que por ley de probabilidades podía resolverse de una manera u otra. Llegando en mi inocencia con ese peligro hasta mi finalización o meta de la salida mañanera.

Y, escribiendo estoy. No digo más.

Desde mi gabinete doy Gracias a Dios, al Cielo y a Mi Ángel de La Guarda. (QUÉ BARBARIDAD LA DE HORAS EXTRAS QUE HACE EL POBRECILLO MÍO)


¡Señor, sigue Velando Por Mí!

Te lo pide tu humilde siervo. . .JPD


A       M       É       N  .



domingo, 12 de mayo de 2013

C o r r e r í a s A l l e n d e L o s L í m i t e s D e L a R e a l i d a d .




Cerca de mis lindes, se formó un bucle espacio - temporal, y ya muy ariscados, admiré como salían separados por los veintiún pasos reglamentarios, una pareja de números de La Guardia Civil constituidos por una especie de substancia ectoplasmática, tal y como corresponde a soldados que han estado patrullando a saber durante cuántos evos. ¡Disciplina más allá de la vida tangible! 

Después me miraron e hicieron ademán de que les firmara la papeleta de servicio. Efectué un paripé como el que estampa una rúbrica -estando claro que no podía por pertenecer a dimensiones diferentes- y les saludé al estilo de Los Lanceros Bengalíes( con la mano izquierda hacia la sien del mismo lado y mostrando el dorso) pues no dejaba de ser La Benemérita patrullando en la otra costa del cordón de plata. Finalmente movieron cómicamente el mostacho -también reglamentario- y desaparecieron entre una espesa neblina que había en un despeñadero, intuyendo que lo suyo es eviterno.

Pocos existen como ellos que realizan su servicio sin fin por Retenes del Peor Viento y otros lugares más Extrañados, Confinados y Desterrados ¡Yo aún diría más! y en Pagos de Castigo.

Este es mi Homenaje, para Ellos y los que son semejantes. Escrito de Cortesía que nunca leerán  ¡Váyase usted a saber dónde están ahora! Creo que los he dibujado bastante bien.


¡Buen Servicio!