* E l R e t é n D e l P e o r V i e n t o *

* E  l   R  e  t  é  n   D  e  l  P  e  o  r  V  i  e  n  t  o  *
* M i R e c o n d i t o r i o S a g r a d o * Obra Pintada por [ P el inventor deletéreo ]

jueves, 26 de marzo de 2015

¡ H i d a l g u í a s !

Apreciados T i n g u i r i t a s   de Mi Zaquizamí  :

Esta es la portada de un concurso de microcaballerías que dio comienzo ayer .

Veremos que lances emprendo a tales y apetecibles industrias literarias.
Ahí queda.



E l    C a b a l l e r o   E   H i d a l g o    D e l   R e t é n  .

miércoles, 25 de marzo de 2015

* * * * * ¡ A c o m e t i e n d o C a u d a l e s D e s b o r d a d o s !



La ruta periférica que he hecho esta mañana tenía como objetivo disfrutar del mal tiempo. Lo he conseguido: Terrenos irregulares por las pasadas tormentas, rachas de viento peligrosas, vendavales excesivos que en algunos tramos me han hecho volar a bordo de mi mountain - bike, el clásico viento en contra también desde luego. Frío bastante y eso me ha enardecido.

Pero lo mejor ha sido casi finalizando en una sierra cercana, cuando sin intuirlo -no observé indicios en el trayecto- me dí de bruces entre unas cárcavas con el agua de las últimas lluvias copiosas desbordando el único terreno practicable que había. Además estaba señalizado con una cinta por la autoridad competente (ahora que caigo, me pareció ver por unos flancos de la montaña a los de La Unidad Militar de Emergencias) que yo, ni corto ni perezoso violé y descalzándome y poniendo a buen recaudo calzado y calcetines, cargué mi amada bicicleta avanzando por la corriente a la palpa. Muy fuerte por cierto, pues se me llevaba la bicicleta.

En la foto de arriba, no lo parece, pero hay profundidad de un metro debido al desnivel brusco de la carreterilla. Tuve que buscarme la vida por los flancos y aún así, disfruté por el peligro que, como he contado, entrañaba. Finalmente lo conseguí, y un serrano que había por allí y me vio emerger de las aguas, le encomendé la tarea de hacerme una foto silvestre como la que presento en esta entrada que me ha llenado de adrenalina y por tanto, de satisfacción y realización personal.

Para terminar dejo otras que proporcionan perspectiva sobre esta aventura.





Esta es muy buena pues permite advertir como viene el agua desde el fondo de los desfiladeros.



Aquí está mi campeona, compañera callada y resistente de fatigas; pasaporte a múltiples aventuras.




Estas dos últimas son con las que cierro la exposición de hechos....pero ya estoy deseando más peripecias. El balance finimensual está resultando excepcional, y a los tinguiritas del retén les produce mucha envidia sana.










¡A m é n  !   . . . . . . . 



martes, 17 de marzo de 2015

R a r e z a .

Esta imagen del querubín díscolo la fotografié en una de mis escapadas-¡allende la frontera del Retén!-en un pueblo perdido cuya iglesia del siglo XVIII me atrajo desde el primer instante.

Había caído ya la noche y no obstante, algunos lugareños se introducían subrepticiamente en el templo. El recinto sagrado me gustó mucho, más entenebrecido de lo habitual, todo protegido por antiguas vidrieras. Se sentía uno, acogido y restaurado en el alma.

Sin embargo, cuando visité la capilla de El Salvador justo debajo del coro, no pude dejar de asombrarme: El Cristo era una talla policromada de la que existen tantas-pero no por ello dejo de sentir pasión por la simbología tradicional- y lo chocante estaba arriba.

El angelote con su cara de enfado, dureza en la expresión, y el pelo enroscado como si se tratara de una sanción. Sentí cierto repelús, porque no es lo propio en los seres beatíficos que acompañan las estancias místicas.
Decidí fotografiarlo y sumarlo a mi galería de curiosidades secretas. Se me ocurren cosas chocantes, como que conviven El Bien y La Irregularidad de Los Comportamientos en este enclave singular (no me atrevo a pronunciar El Mal) Allí no había nadie para que me explicase otro oscuro significado (quizás los fieles que vi entrar estaban rezando el rosario en alguna capilla) pero queda la incertidumbre de las cosas raras, y también me inspira.

Con todo, voy a acabar con la presencia de Cristo Salvador, para que mitigue un poco esta desazón que experimento mientras escribo estas líneas.....




martes, 3 de marzo de 2015

P e t r o s m i n a : O l o r A M o n t e M o j a d o .



Mi ruta de esta mañana ha destacado sobre todo, por esa Bendición de Dios Nuestro Señor que es..
..¡¡EL OLOR A TIERRA MOJADA TRAS LA LLUVIA!!

Y así lo reseño, para que conste.

lunes, 2 de marzo de 2015

¡E s t a M a ñ a n a !




Por los lugares donde procuro perderme, me pasan cosas tan extrañas como hoy. 

Rodaba por el fondo de unos desfiladeros, cuando escuché un ruido ensordecedor. Me dio la impresión de que se hubiera despeñado por las faldas superiores de la montaña un tractor.
¡Pues No! Después de estar atónito un rato, escondido en la maleza pude observar que era una comitiva de por lo menos siete carros de combate del Ejército transitando por las cotas altas. (Una base militar cercana relativamente, está conexionada a través de algunos caminillos con estas posesiones mías de ciclo ruta de montaña)
Nunca les había visto en similar excursión.
Digo yo, que sería porque en el cielo parece que hubiera un ataque OVNI -tal y como puede apreciarse en la fotografía - y algún confidente les hubiera trastornado en el acuartelamiento, con lo que no tuvieron más remedio que verificar la alarma [¡¡Defcon 5, Defcon 5!!]

Me gustan estas experiencias y estos encuentros, pero hasta que supe quienes eran, me sumí en una profunda consternación.

Más adelante, también vi un helicóptero de combate cuando ascendí a unos promontorios con la bicicleta. Se ve que hoy tocaba echar el resto. Los del helicóptero sí me vieron de tan cerca que estuvo su vuelo rasante.
De todas formas, lamento no haber podido realizar fotos a la comitiva mecanizada, demasiado lejos. Helicópteros es fácil verlos -como a la Unidad Militar De Emergencias-entrenando, pero los tanques me hipnotizan.
Otra vez será: Ahora sé dónde circulan en privado.


Estos bosques están bastante quemados por algunos de sus rincones por incendios pasados, pero la soledad es perfecta. Son unos de mis sitios más habituales (compartidos con El Ejército, claro)


Y las vistas panorámicas son magníficas.


Ha sido una de esas mañanas, para recordar. Me lo he pasado muy bien infiltrado entre agentes especiales de Las Fuerzas Armadas.

U n a s F o t o s A i s l a d a s D e l P a s a d o V i e r n e s .



Pedaleé por unos bosques de pino mediterráneo envueltos en un cielo, que me pareció más fascinante que otras veces debido al azul tan bello que causaba estupor. 



Por esta cuesta en mitad de La Nada, intenté atraparme en El Infinito.




















Ahí tenía la bicicleta agazapada anhelando seguir. No niego, que los pasadizos vegetales como este de la foto, son un primor. Existen muchos en este mapa donde a veces ruedo sin otras consideraciones de marcarme metas de alta resistencia, porque son territorios suaves, aunque aislados, eso sí; de lo contrario no acudiría.




Son mis reconditorios predilectos, impepinablemente.