* E l R e t é n D e l P e o r V i e n t o *

* E  l   R  e  t  é  n   D  e  l  P  e  o  r  V  i  e  n  t  o  *
* M i R e c o n d i t o r i o S a g r a d o * Obra Pintada por [ P el inventor deletéreo ]

lunes, 25 de abril de 2016

¡ II M a r c h a G á t o v a B i k e ! [ ¡¡Sierra Calderona Por Siempre!!] ( C r ó n i c a N º 1 )




Impepinablemente, tal y como intuía hace un mes, La  II  Gátova Bike ha sido un hito sorprendente, refrescante y pírrico (¡¡¡casi!!!)

Hace una semana tuvo lugar y, aunque llegué el último, pude comprobar que este tipo de pruebas están repletas de satisfacción y proporcionan plenitud. Era la primera vez que dejaba aparcada mi condición de Lobo Solitario y acudía a una marcha. Por supuesto, todos iban más preparados técnicamente (en cuanto a la bici, si bien la mía también es formidable) y personalmente (pues en los primeros manejos de los ires y venires y ademanes se apreciaba que los deportistas iban muy habituados al esfuerzo y a este tipo de circunstancias)


Muy de mañana con la bici ya dispuesta.

En el centro, con maillot azul aguardando la salida junto a los otros 144 corredores.


El trazado por plena Sierra de La Calderona lo conocía al 50% aproximadamente, gracias a mis correrías solitarias. Eso fue lo que me dio ánimo para sobrevivir a la dureza continuada del bucólico y aventurero recorrido. Tuvimos oportunidad de admirar parajes impensables de una hermosura categórica; eran 47,4 kilómetros y se salvaba un desnivel acumulado de cerca de 1.600 metros. Pude con ello en cinco horas y media, pero hay que bajarlo en cuanto pueda a cinco o cuatro y media; con eso sería un buen avance para mí.





Fue un domingo de muy buen tiempo, algo fresco y eso yo lo agradezco; a poco que aumentan las temperaturas  no se puede rodar por los caminos y trochas que pican de continuo hacia arriba. Ya digo, la configuración enseguida pasaba factura a las piernas; pero desde luego el esfuerzo mereció la pena con creces.





Este es el comienzo de la travesía Mountain-bike. Del resto, concentrado en el esfuerzo, no hice más fotos.



Finalmente, entré. ¡¡¡Gracias Al Cielo!!!









martes, 12 de abril de 2016

¡ S i e m p r e C h u l i l l a !


Hoy, he disfrutado de una aventura en verdad fantasiosa de primavera, y he regresado a La Baronía de Chulilla.


No existe pueblo más bonito en Valencia; asalvajado y con ruinas antiguas, como a mí me gusta. Es parte de mi asentamiento en este reino cerca del Mediterráneo, me gusta por supuesto más que el mar. Tengo mucho anclaje emocional en este enclave oculto entre precipicios; siempre que puedo, dirijo la mountain-bike a sus escondites.

Es una ruta muy larga y esforzada, complaciente siempre.

La jornada, incluso fuera de su demarcación, ha sido bellísima. Y para atestiguarlo, valgan estas fotos de nubes compañeras.







miércoles, 6 de abril de 2016

A b e j a s Y A z a h a r .

Mi recorrido mañanero de cuatro horas y media, ha sido fresco, nuboso y como novedad cuento ya con el cambio a las calzonas cortas de verano para pedalear.

Ahora bien, me ha llamado la atención el tóxico (en el buen sentido) aroma a azahar que impregnaba todo el territorio que de otros años no recuerdo.
De otro lado, como consecuencia, había muchos grupos aislados de abejas distraídas donde no debían estar -impactándome contra las gafas- y he sentido cierta aprensión porque en bajadas sobre todo daba la impresión que se me introducían por los respiraderos del casco e incluso en algunas partes del trajecillo de pedalear.

También grupos de insectos masivos que no es normal para esta época del año han hecho su aparición, algunos de ellos no sabía ni qué especie eran.


Hoy, nunca mejor dicho, los signos naturales presentes de cierto cambio, me han mantenido en todo momento, con la mosca tras la oreja.