* E l R e t é n D e l P e o r V i e n t o *

* E  l   R  e  t  é  n   D  e  l  P  e  o  r  V  i  e  n  t  o  *
* M i R e c o n d i t o r i o S a g r a d o * Obra Pintada por [ P el inventor deletéreo ]

domingo, 28 de mayo de 2017

P l e i t e s í a Y C o n t e m p l a c i ó n E n L a C a r t u j a. . . ¡ S i l e n c i o V e r n a l !

¡ Frescos Muros perimetrales y la máxima para el visitante:  S i l e n c i o !




Una de mis tradiciones, es la ruta que me lleva pedaleando hasta La Cartuja de Porta Coeli a través de los montes del mismo nombre, salutífero paisaje de cuestas por caminos de toda clase: Unos de aprovechamiento forestal anchos y los que más me gustan, angostos entre túneles naturales de pinos mediterráneos.(Únicamente queda precariamente asfaltado, cuando a través de los atajos montañosos, quedo en las inmediaciones directas de las propiedades cartujanas)

En verdad voy por rendir mis armas de templario; pero también por considerarme "Cartujo in pectore" ( de hecho la he conocido por dentro con permiso del abad en tiempos pasados) En los tiempos presentes siempre me procuro episodios "biker" para acudir de una manera u otra. Y el que impepinablemente siempre me lleva magnetizado, es la época primaveral.


Cruz de Término Monacal en la entrada misma del pórtico principal.







Al fondo  "Hortus Monacalis"  (básicamente naranjos)







Perspectiva del Ala Oeste.









Al fondo-casi no se ve-una de las ermitas exteriores.




¡ Vista Principal! 









En el mirador sobre el puente de piedra.








¡ L a   C a r t u j a   D e   P o r t a  C o e l i  !









¡La única bici de montaña del mundo cartujana!



Acudir siempre reporta bondades para el alma:
-Contacto pleno con Mater Natura.
-¡¡¡ S i l e n c i o !!!
-Rara vez coincides con otros deportistas.
-Recarga mi fuerza poética y de escritor.
-El ejercicio hasta llegar con la mountain-bike es muy intenso y beneficioso.
-Conciertos de trinos de decenas de especies de pájaros no habituales.
-Y en raras ocasiones, alguna naranja que otra a la que invitan Los Cartujos.
  (si casualmente el Hermano Horticultor faena por los naranjales;
   a los demás no se les ve ni en el único día a la semana que tienen autorizado
   por canon a salir unas horas a los parajes cercanos a pie)

 Addenda : ¡No olvido la práctica de la Oración!




Más arriba de La Cartuja, a 840 metros de Altitud y diez kilómetros de infernales -¡qué paradoja!- cuestas, El Mirador de Rebalsadores es otro de los puntos estratégicos a los que voy pedaleando. ¡Eso es una experiencia religiosa de martirio!(En esta foto es la montaña del fondo de la izquierda, todo recto arribotas!!!!)










¡Benditos naranjales.!



Siempre me queda este escondite para mi mundo interior y Mi Xeniteia.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡   A m é n  !!!!!!!!!!!











¡ ¡ ¡   Y    Q u e    N o   S e   O l v i d e   ! ! !   . . . . . . .  






viernes, 26 de mayo de 2017

P e d a l a d a E s p a c i o - T i e m p o .



En mi correría de las 8,00 de la mañana de hoy, aconteciome algo insólito.

Salgo como siempre, sin ninguna disposición singular o mágica, pero muy emocionado por poder disfrutar de unas cuatro horas y pico aproximadamente, para gozar de parajes y fauna y flora variadísima(aparte de mis extrañamientos alejadísimo de La Civilización)

Al filo de las 11 de la mañana, tras una buena parte de la aventura disfrutada, tras subir un repecho por una carretera de media montaña -de camino a una sierra agreste-me da por mirar la hora por ver si había ganado minutos y eran las 11,19.

Tras la verificación, continúo ruta, más estable con llaneos suaves y pocas complicaciones y al cabo de unos quince o veinte kilómetros, vuelvo a mirar la hora (cosa rara pues no suelo recurrir al reloj) y eran las 11´25.

Me quedé estupefacto y pensé que se había estropeado mi reloj de aventuras así que miré la hora en el celular ¡¡¡¡y marcaba lo mismo!!!!

¡¡¡¡Era de todo punto imposible el recorrido en ese ínfimo tiempo(que casi era la misma hora) y encontrarme en otra punta del trayecto!!!!

He analizado que debe haber alguna explicación -¡¡¡seguro!!!- mas yo, de momento, no soy capaz de hallarla.

Todo lo que detallo es cierto: Parece, un magnetismo preternatural que hubiera hecho que atravesara ese segmento geográfico por ensalmo.

Es la primera vez que experimento algo tan anómalo, algo no euclidiano.

Regresé al hogar sin ningún contratiempo más y satisfecho, pero sin conseguir solucionar la incidencia misteriosa.

Mientras testimonio estas líneas, sigo siendo el mismo; nada ha cambiado como sucede en las novelas de anticipación o buenas pelis antiguas.

Pero el enigma me dará que pensar.

domingo, 21 de mayo de 2017

M o u n t a i n - B i k e V e r n a l . . .
















































































Cuando las jornadas van viento en popa, no puedo regresar de pedalear de tan a gusto que se rueda por cualquier tipo de rutas. Desde el inicio de la primavera, el aprovechamiento no puede ser más fructífero.

Tierras de labores, o montes profundos como los que ilustro a continuación....











Ahí están mis umbricletas haciendo las instantáneas en marcha y cuesta abajo...



































































¡Y campos de alcachofas cuyo sano aroma narcotiza mi pedalear!




¡Sigo, pues, sumergido en ejercicio y naturaleza!
¡¡Hasta la Próxima!!

domingo, 14 de mayo de 2017

A n d a n z a s .












Estas maravillosas jornadas del cuadrante vernal, no paro bajo techo, y en verdad que me sumerjo en los lugares naturales más extraños que consigo hallar.
















La belleza me deslumbra tanto en campas como en sierras.









¡¡¡¡¡¡¡Ahí Estamos!!!!!!!




Estanques aislados.





Irrumpiendo en alcornocales milenarios.














El Paraíso de Los Alcornoques.






El asilvestramiento es sobrecogedor.






Algunos ejemplares muestran el sangrado tradicional.







Impepinablemente son los veteranos del mundo vegetal.







Mostrándome generosos, ocultos senderos.....














El enclave sin civilizar perfecto para invocar a Madre Natura.





Feliz.






Pueblos ilocalizables de leyenda.....










Escondrijos para la evasión eterna.







Observando como una musaraña.







Regatos místicos.







Patria de las Ninfas Náyades.







Y siempre Yo.






¡Qué decir de misteriosas ermitas!








¡Y qué de cubículos telúricos!
























Mis andanzas, desde luego, por pueblos casi inexistentes:







































Con esta bella e inocente imagen, me voy a descansar, hasta otra crónica de mis exploraciones y aventuras....